Guayaquil, 6 de octubre.- El Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, la institución más antigua de América Latina, conmemora 182 años de vida institucional, y como parte de esta celebración realizó, ayer 5 de octubre, a las 20:00, su Resello Especial, tradicional ceremonia en la que se reúnen los miembros de la Casaca Roja guayaquileña.

El evento, que se llevó a cabo en el Museo del Bombero Ecuatoriano “Jefe Félix Luque Plata”, ubicado en las calles Malecón Simón Bolívar y General Cornelio Escipión Vernaza (Antigua Planta Proveedora de Agua), fue presidido por el Crnl. Martín Cucalón de Ycaza, Primer Jefe del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, y estuvo acompañado de los Jefes de Brigadas y demás autoridades bomberiles e invitados especiales.

En el resello recibieron reconocimientos los Primeros Jefes de Cuerpos de Bomberos de Tosagua, Ventanas, Bahía de Caráquez y el ex Primer Jefe de la institución bomberil de Montecristi. Del mismo modo, fueron condecorados algunos miembros de la institución por los años de servicio altruista hacia la comunidad, y se oficializaron ascensos.

Durante el evento el coronel Martín Cucalón, realizó el develamiento del busto del mayor Hugo Avellaneda Marín, acompañado de los familiares del mayor, quien fue fundador y Director del Museo del Bombero Ecuatoriano “Jefe Félix Luque Plata”, por decreto del Presidente del Consejo Supremo de Gobierno, Almirante Alfredo Poveda Burbano. El Mayor Avellaneda ejerció su cargo desde 1979 hasta el 2005, cuando falleció. Durante este lapso de tiempo, se encargó personalmente de recopilar pieza por pieza para el Museo, tomándolas de las diferentes compañías del Cuerpo de Bomberos y otras solicitadas a los familiares de bomberos.

El coronel Martín Cucalón en su intervención resaltó el desarrollo de la institución con la adquisición de equipos, unidades, capacitación y además con la construcción de la nueva estación bomberil en la av. Casuarina. Del mismo modo, destacó la labor del equipo Fuerza de Tarea en México. Al final del evento los asistentes recorrieron las instalaciones del Museo del Bombero Ecuatoriano y compartieron anécdotas bomberiles.

 

Abnegación y disciplina